Invertir en el Sector agroalimentario

Razones y Consejos para invertir en el Sector agroalimentario

El sector agroalimentario, una inversión para el futuro

La agroindustria y su ecosistema tienen un enorme peso económico, social y medioambiental. A escala mundial, con un volumen de negocios aproximadamente de 15 trillones de dólares, esta actividad representa alrededor de un décimo del PIB y el consumo mundial, un 25-30% del empleo.

La cadena de valor de la industria agroalimentaria incluye una amplia gama de empresas que se extiende de los proveedores de maquinarias agrícola, semillas, productos químicos, de pruebas de salud animal y vacunas, de los embalajes, pasando por los seguros de los cultivos y hasta la distribución. El sector agroalimentario se caracteriza también por un número significativo de empresas muy variadas. Si los grandes grupos parecen dominar el sector, existe así mismo un gran número de negocios pequeños y medianos rentables, consolidado por la aparición de start-up innovadoras.

Méga-trends favorables a la inversión a largo plazo

Una productividad respetuosa del medio ambiente ante una importante demanda.

La selección de los valores del mañana se estructura en torno a las Mega-tendencias, que apuntalan el crecimiento del ecosistema agroalimentario, a saber, el crecimiento y el envejecimiento de la población mundial y los grandes cambios sociales económicos. El crecimiento de las clases medias y la continuación de la urbanización, especialmente en los países emergentes, así como una creciente consideración de los criterios medioambientales y de salud pública caracterizan estos cambios. Estas tendencias se reflejan en una alta demanda de productos alimenticios.

Pero estas Mega-tendencias inducen principalmente cambios de comportamiento en términos de patrones de alimentación y consumo, de ahí la aparición de nuevas ocasiones de inversión. Estas oportunidades están estrechamente correlacionadas con el desarrollo actual y futuro de las industrias que apuntan, además de su aspecto cuantitativo, de producir alimentos y nutrientes que cumplan diversas expectativas. Demandas que se vuelve cada vez más segmentada y específica en función de las preferencias de poblaciones mejor educadas e informadas, con ingresos crecientes. Esto conducirá a un fortalecimiento adicional y cualitativo de la demanda de alimentos funcionales saludables y a aquellos con una certificación que garantice su trazabilidad.

Según las proyecciones relativas a las necesidades alimentarias, a la evolución de la población y a los recursos disponibles en el horizonte 2030/2050, la observación parece clara: hay una brecha entre la oferta y la demanda alimentaria en el futuro, lo que requiere inversiones sustanciales. Esto sabiendo que dificultades en cuanto a recursos deberían también manifestarse (cantidad y calidad del agua, de las tierras cultivables…).

Un universo de inversión variado e innovador en plena evolución

El perímetro de inversión en este ámbito es dado por una definición no restrictiva del sector agroalimentario donde, debido a las innovaciones, las fronteras son cada vez menos herméticas. Se vuelve por lo tanto difícil hablar de alimentación sin hacer referencia a los bienes de equipo, a la química de las especialidades (abono y pesticidas de nueva generación), al genómico aplicada a las culturas y a los productos terminados, al tratamiento, mantenimiento y embalaje de los alimentos, etc.

Además, la producción del sector está en adelante estrechamente vinculada a la seguridad alimentaria, lo que está en juego a niveles ecológicos y de eficacia energética, y sobre todo a la responsabilidad alimenticia y sanitaria. Así pues, el mecanismo de construcción de una cartera de calidad en este sector requiere un buen conocimiento de la matriz alimentaria, de su interacción con su ecosistema, y de las calidades financieras específicas a cada sociedad.

Agroalimentario para empresas familiares y multinacionales

La llegada en el Paraguay de los gigantes de la industria agroalimentaria es relativamente reciente. Al mejorar la asociación con las empresas locales, los grupos extranjeros ganan en capacidades de producción, en competitividades, en flexibilidad y aseguran su suministro.

Eso permite a las empresas adoptar una gestión optimizada, adquirir unos conocimientos técnicos, de la tecnología y una organización adaptada.

Numerosas oportunidades de inversión que deben desarrollarse para responder a los cambios de comportamiento en cuanto a alimentación y métodos de consumo de la población.

Estas oportunidades se correlacionan mucho al desarrollo en curso o futuro de las industrias que tienen por objetivo la producción de alimentos y nutrimentos que responden a una demanda que se vuelve cada vez más segmentada y específica.

El futuro

Se favorecerá así la producción de alimentos funcionales sanos y de los que gozarán de una certificación que garantizará su rastreabilidad.

Una modernización y racionalización de la herramienta de producción con el fin de ser competitivo en términos de coste y la excelencia industrial.

Muchas cooperativas europeas han subestimado la producción en el extranjero y han perdido competitividad frente a los grupos productores internacionales. A diferencia de algunos gigantes como Wal-Mart que entendían el interés de Paraguay.

Además de los mastodontes, el Paraguay ofrece numerosas posibilidades al Start-up y jóvenes o pequeñas empresas innovadoras.

Las tierras del Paraguay son conocidas por sus cualidades agrícolas y están en condiciones para proporcionar productos naturales y biológico.

Con un coste de producción más abajo, el Paraguay ofrece numerosas oportunidades en el procesamiento de productos agroalimentarios.

¿Tienes un proyecto ?

Contáctenos, estudiaremos juntos todos los diferentes puntos de su proyecto.

Contáctenos